Blog

Sonrisa interior: la entrada para niveles más elevados de conciencia.


¿Has notado la belleza de la sonrisa en la personalidad del Dalai Lama? ¿O tal vez la sonrisa natural de los niños cuando los padres los recogen de la escuela?
Con solo recordar estas imágenes, una sonrisa puede aparecer en tu rostro si lo permites.

Más allá de la llamada sonrisa social, una sonrisa genuina tiene efectos profundos y el poder de transformar cualquier situación.
Una sonrisa auténtica es tener la capacidad de abrir las puertas de la percepción, ocultas dentro de nosotros a través del poder de la emoción. Así como surge el canto cuando estamos enamorados y viceversa, a través del poder del canto se puede despertar el amor. Lo mismo está pasando con la sonrisa.

Una sonrisa genuina desencadena el proceso de apertura del corazón. Veamos cómo:
En primer lugar, esta sonrisa proviene de la relajación de los tantos músculos faciales que tenemos. Al deshacernos de la máscara social, del personaje, el rostro se relaja. Existen ejercicios de yoga para los ojos, la frente, las mandíbulas o la lengua. Puedes agitar, tocar, gesticular y estirar hasta su total relajación.
A continuación, relájate en una posición erguida y hazte presente de tu respiración. Haz que tus labios sonrían levantando las esquinas exteriores de tu boca mientras haces lo mismo con tus ojos.
Aquí está el secreto: Sonríe con tus ojos. Y con una respiración completa el área de tu pecho se expandirá.
Ahora su corazón está sonriendo y con la práctica puede aprender a transferir la calidad de la sonrisa a cualquier parte de su cuerpo.

Cuando sonríes con tus ojos, tu glándula pineal, que regula de tu sistema endocrino, se activa y comienza a secretar el néctar de la felicidad. Tómate tu tiempo para sentirte conectado con tu respiración. Sigue sonriendo con mucha aceptación y amor. Amor interno que se despierta desde el centro de tu corazón cuando diriges allí la sonrisa . Todas tus células bailando con alegría la danza de la regeneración.